Consiste en retirar células muertas, contaminantes ambientales y fisiológicos, beneficiando así el proceso miótico de renovación celular, previniendo la formación de impurezas (puntos negros).