Su tratamiento no solo abarca la desaparición estética, sino establecer la causa o etiología de su formación, una vez identificado ésta se procede a determinar, según diferentes parámetros y ubicaciones topográficas, el tratamiento más apropiado ya sea con escleroterapia o laser.