Por medio de una luz atraviesa las capas superficiales de la piel y es absorbido por la melanina del folículo, destruyendo éste por acción del calor de forma selectiva, sin dañar otras estructuras e impidiendo el futuro crecimiento del pelo.