Tratamiento que mediante pulsos de luz intensa mejora eficazmente los signos visibles del envejecimiento cutáneo. La rosácea, los poros dilatados y las arrugas finas también mejoran ostensiblemente.

Además se notará en el transcurso de los tratamientos una mejoría en su tono de piel, con una apariencia más tersa y juvenil.