El tratamiento con toxina botulínica busca disminuir la fuerza de contracción de los músculos del sitio a tratar. El objetivo es minimizar o eliminar las arrugas dinámicas que se producen o se acentúan con la expresión facial.

Este tratamiento no modifica otros aspectos del envejecimiento como manchas, arrugas profundas, vasos capilares o la coloración de la piel (para esto contamos con otros tratamientos que podemos combinar con este).