La radiofrecuencia consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas, para acceder a las capas más profundas de la dermis sin dañar las capas superficiales. Reestructura las fibras de colágeno, consiguiendo un efecto tensor duradero, es utilizado para la flacidez y celulitis.

Puede aplicarse en cara, cuello, glúteos y otras zonas del cuerpo. El tratamiento dura unos minutos y  apenas produce un leve enrojecimiento de la zona tratada. Después de la aplicación el paciente puede reanudar su vida normal.